Información sobre el autor
 

BIENVENIDOS

 

La Avena

Planta herbácea anual de gran importancia para la ganadería.

Es un cereal, al igual que el arroz, el trigo, la cebada o el maíz.

La avena alcanza 1 metro de altura.

Su tallo está hueco, con unos nudos de los que parten las hojas, de aspecto aplanado y muy ásperas al tacto.

La lígula es la membrana localizada en la unión de las hojas con el tallo, que en ocasiones se emplea para determinar con exactitud la especie a la que pertenece.

En el caso de la avena, esta lígula es de un tamaño muy pequeño, casi inexistente.

La floración se produce entre junio y agosto y la recolección se efectúa en verano.

Las flores van emparejadas y adquieren una posición curvada hacia el suelo.

Se puede diferenciar la flor que se encuentra en la zona superior de la que se encuentra por debajo, pues esta última suele poseer una arista más larga.

De la fecundación se obtiene el grano, uno por cada flor, por lo que como aquéllas aparecerán por parejas.

El grano se encuentra encerrado en una cáscara.

USOS ALIMENTARIOS Y MEDICINALES

Droga:

Grano y paja.

Propiedades terapéuticas/farmacológicas:

Alimentación humana, emoliente, diurético.

INDICACIONES

Uso interno:

Alimentación humana.

Uso externo:

Alteraciones de uñas y pelo, dermatosis, irritaciones cutáneas, eczemas, prurito.

Uso cosmético:

Cremas, jabones y lociones para distintos tratamientos de la piel.

La avena está considerada como remineralizante, empleándose en procesos de convalecencias, por contener en su composición muchas sales minerales como hierro, calcio, magnesio, fósforo.

Asimismo se considera sedante, empleándose como ansiolítico e incluso hipnótico, en casos de depresión e insomnio.

También actúa como diurético, en tratamientos de hipertensión, oligurias, litiasis renal y para eliminar edemas.

Es ligeramente hipoglucemiante y laxante.

Por vía tópica se emplea como emoliente, muy frecuentemente en procesos en los que existe prurito de cualquier tipo, ya que disminuye la inflamación; así, se emplea en cuadros de alergias, varicela, pieles muy sensibles.

Tintura:

30 gotas de tintura, 1:10 tres veces al día, fuera de las comidas.

Extracto fluido:

También llamado jugo de avena, se emplea en osificaciones de 25 gotas repartidas a lo largo de tres tomas diarias, diluído en un poco de agua.

Esta posología se puede aumentar en caso necesario.

Decocción:

Se emplean 15 gramos de semillas de avena, preferentemente sin pelar, que se añaden a un litro de agua; se procede a hervirlo todo durante unos treinta minutos.

Uso externo:

Como ya se comentó anteriormente, su empleo en baños coloidales o en preparación de jabones para pieles irritadas y sensibles da muy buenos resultados a la hora de mitigar picores; su uso está muy extendido en la actualidad, contando con una gran cantidad de jabones y geles de baño que en su composición incluyen avena.

Como planta medicinal se utilizan los granos, aunque también la paja en menor medida.

Con ellos se fabrican los copos de avena que contienen importantes albuminoides, acido pantoténico, complejo vitamínico B, carotenos, almidón y minerales.

Los copos sirven para preparar sopas o papillas muy nutritivas.

La infusión de 2 o 3 cucharadas de copos de avena por cada taza de agua estimula el apetito y alivia dolores de garganta y pecho.

También tiene un efecto reconstituyente en casos de fatiga crónica, estados postoperatorios e insomnio.

Con la deccoción de la paja de la avena se preparan baños calmantes de dolores reumáticos y ciática.

También es eficaz para el ezcema y los sabañones.

Partes usadas y donde crece:

La avena comúnmente usada en suplementos herbarios y los alimentos se deriva de las especies salvajes que se han cultivado desde entonces.

Para los suplementos herbarios, las partes verdes o las secadas rápidamente de la planta se cosecha momentos antes de alcanzar la plena flor.

Muchos textos herbarios se refieren a las frutas (semillas) o las puntas verdes.

Aunque algunos textos sobre la hierba hablan de la paja de avena, hay poca acción medicinal en esta parte de la planta.

La avena ahora crece y se cultiva por todo el mundo.

La avena se ha utilizado en conexión con las condiciones siguientes (referirse al uso medicinal individual para información completa):

Triglicéridos altos.

Ansiedad.

Eczema.

Colesterol alto.

Insomnio.

Retiro de la nicotina.

Uso histórico o tradicional (puede o no puede estar avalado por estudios científicos): En medicina popular así como entre herbalistas actuales, la avena se utiliza para tratar el agotamiento, el insomnio, y la "debilidad de los nervios." Un té hecho de avena se pensaba ser útil en condiciones reumáticas y para tratar la retención del agua.

Un tinte de las puntas verdes de la avena también se utilizaba para ayudar en la retirada del tabaco.

La avena fue utilizada a menudo en baños para tratar insomnio y ansiedad así como una variedad de condiciones de la piel, incluyendo quemaduras y eczema.

Componentes activos: Las frutas (semillas) contienen los alcaloides, tales como el gramine y avenine, así como los saponins, tales como los avenacosides A y B.

Las semillas son también ricas en hierro, manganeso, y cinc.

La paja es alta en silicona.

Los alcaloides de la avena se cree puedan explicar la acción relajante de la avena.

Debe ser observado que esta acción de la avena continúa siendo debatida en Europa; las monografías de la Comisión E no endorsan esta hierba como sedativo.

Sin embargo, un tinte a base de alcohol de la planta fresca ha probado ser útil en casos del retiro de la nicotina.

Un té se puede hacer con una cucharita (30 gramos) de la avena, hervida con 250 ml (1 taza) de agua hirviendo; después de refrescarse y de filtrar, el té se puede beber varias veces al día o poco antes de irse a la cama.

Como tinte, la avena se toma a menudo en 3-5 ml tres veces por día.

Los productos encapsulados o en tableta se pueden utilizar en la cantidad de 1-4 gramos por día.

Un baño calmante a la piel irritada, con facilidad puede ser hecho dejando correr el agua del baño a través de un calcetín que contiene varias cucharadas soperas de avena.

¿Hay efectos secundarios o interacciones?

La avena no se asocia a ningún efecto nocivo, aunque las personas con sensibilidad al gluten (enfermedad celiaca) deben utilizar avena con precaución.

Debe suministrarse con moderacion ya que tienden a engordar y es muy indigesta.
 
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one